“Liderazgo de excelencia es perseverar, luchar y vencer adversidades  hasta lograr lo que uno se propone”

Raul

Pr. Raul Justiniano

El principio que quiero sembrarte con esta pequeña historia es el siguiente: “Los líderes empiezan y terminan”. El carácter de este ingeniero que desde su cama dijo lo siguiente:“Mi padre lo quiso hacer y yo terminaré su obra”. Y perseveró, junco con su equipo de trabajo, hasta que lograron concluir la obra luego de quince años de trabajo: ‘El Puente de Brooklin’.

“El sello del liderazgo de excelencia consiste en perseverar, luchar y vencer adversidades tremendas hasta lograr lo que uno se propone”. Ése es el sello de una esposa de excelencia. Ése es el sello de un esposo de excelencia. Ése es el sello de un hijo de excelencia. Ése es el sello de un matrimonio de excelencia. Ése es el sello de un empresario de excelencia.

“Los líderes de excelencia empiezan, siguen, luchan y vencen hasta lograr sus objetivos”.

El Apóstol Pablo siempre decía: “He peleado la buena batalla, he terminado la carrera, he guardado la fe”. Qué tremenda lección de vida y un gran desafío para nosotros: El tener un sueño, el luchar con perseverancia por él hasta conseguirlo, sintiéndonos al final de nuestra vida que hemos cumplido con lo que nos habíamos propuesto, sintiéndonos en paz con nuestra conciencia y dejando un ejemplo a los que vienen después de nosotros:“Dejar un legado a nuestra descendencia”.